Hace unos días salió en la prensa que ahora ANTEL también, al igual que Claro y Movistar, nos da WhatsApp gratis. La noticia tiene dos puntas, la primera y más evidente es que ANTEL sigue la tendencia mundial de no respetar la neutralidad de la red, esto es, favorecer unas empresas por sobre otras, generando una competencia desleal. En este caso, ANTEL favorece a Facebook -dueña de WhatsApp- por sobre las alternativas y aunque esto pueda parecer un simple detalle no lo es.

Yo estoy al derecho, dado vuelta estás vos

Para explicar porque es peligroso dar gratis unos servicios y otros no, hay que entender cómo funcionan las "apps" hoy en día o cómo se monetizan las cosas que hoy disfrutamos "gratis".

Hay una ley bien clara en el mundo de internet que se puede aplicar a cualquier otro negocio, si alguien no te está cobrando por darte un servicio (o producto), entonces nosotros somos el producto.

Cuando google no nos cobra por hostear todos nuestros emails no lo hace de buena onda, lo hace porque hay algo en esos mails que se monetiza mejor que cobrarnos por el servicio por hosting. En el caso de google, leer nuestros emails para conocernos mejor y después empujarnos mejor publicidad.

Pasemos a WhatsApp, cuando Facebook elige comprar la empresa por $19.000.000.000 (diecinueve mil millones de dólares) y dejarla operar en modo gratuito está bastante claro que nosotros somos el producto. De qué forma monetizará Facebook la compra todavía no está del todo clara, pero se sabe que hay formas en las que Facebook puede obtener información de WhatsApp y seguir esgrimiendo que tienen encriptación punta-a-punta. Y qué vende Facebook? Adivinó, Publicidad!

Al fondo de la red

Volvamos al partido porque nos fuimos por las ramas. Tenemos a ANTEL que en su frenética lucha (?) por conseguir clientes apela a una promoción que puede parecer inocentona, hasta inteligente porque la empareja con la competencia pero como vemos no ha hecho nada más que pavimentarle el camino a Facebook para hacerse con más y mejores datos sobre nosotros, recuerde que ud y yo somos el producto.

Yo sé que a esta altura del artículo tenemos ganas de enojarnos y de decidir rápido quienes son los buenos y quienes los malos de esta historia pero lamentablemente no los hay, lo que hay es falta de legislación en el mejor de los casos y desidia en el peor. Facebook tiene clara su propuesta de valor, nos seguirá dando cosas "gratis" para vendernos mejor -al igual Google y tantas otras, no se enoje solo con Facebook-.

Es acá dónde la neutralidad de la red es necesaria ya que fomenta la competencia en igualdad de condiciones, para que mañana Telegram o cualquier otra alternativa que todavía no se ha desarrollado, encuentre una mejor forma para mandarnos videos subiditos de tono o para hablar con una tia que vive lejos.

Último bondi a finisterre

Dijimos que la noticia tenía dos puntas, la segunda y para mí la más fatídica es la cobertura que le dieron los medios de comunicación. La noticia la vi cubierta en El Observador y El País[1], en ninguna de las dos reseñas se habló de neutralidad de la red, en ninguna se explicó los peligros que conlleva regalar internet para WhatsApp y no hacerlo para cualquier otra plataforma de mensajería.

En tiempos donde los medios tradicionales se quejan del papel de las redes, de su inmediatez y del carácter poco riguroso que estas tienen, yo no veo que hagan nada demasiado diferente. Hay claro, honrosas excepciones, pero son eso, excepciones, la regla es desprecio por el desarrollo de una noticia, titulares clickbait y mucho fútbol en la portada.

No se olvide que para los sitios web de noticias nosotros también somos el producto, porque mal o bien, entrar al sitio no cuesta nada.

Tratar de estar mejor

En conclusión, tenemos una empresa que además de ser empresa es estado pero carece de la moralidad que debemos exigirle a este último. Si alguna razón existe para mantener empresas mastodónticas lentas e ineficientes, si en algún momento votamos a favor de esta forma de administrar los recursos de todos, fue sin dudas por temas como la neutralidad de la red.

ANTEL debería entender que su razón de ser somos nosotros y nuestro bienestar y por eso le hemos dado el monopolio de las telecomunicaciones, para que las administre de manera moral, para que no le pavimente el camino a ninguna empresa, para que por lo menos podamos elegir en que base de datos queremos nuestros datos al final del día.

Suena poco. Es poco, pero es más que tener WhastApp gratis, es prepararle el terreno a alguien con una mejor idea, o al menos es no complicársela peleando contra gigantes que de moralidad, esos sí, que no entienden nada.

Photo by Rock'n Roll Monkey on Unsplash


  1. NdelaR: La noticia es del 30 de Octubre, es verdad que el día 1º de Noviembre EL País publicó una columna con algunas de las inquietudes que se plantean en este artículo. Hasta el momento no conozco si El Observador lo hizo pero me encantaría leerla si existe tal debate. ↩︎